NACIONALES | NOTICIA FECHA: 04/05/2022
TIERRA DEL FUEGO

Vecino con el cráneo perforado por un hisopado espera respuestas

Vecino con el cráneo perforado por un hisopado espera respuestas

Doroteo Torales es un vecino de la localidad de Tolhuin oriundo de la provincia de Formosa, que se gana la vida como albañil, localidad en donde reside junto a su esposa y su pequeño hijo.

A mediados de abril “Teo”, como lo apodan los que lo conocen, comenzó a sentirse mal de salud. Después de estar dos días en cama esperando que se le pasara lo que en un comienzo creyó que era una gripe, finalmente se decidió a concurrir al CAT. Allí le dijo a la recepcionista que sentía dolor de garganta, de cabeza y muscular y que quería que le dieran algo para aliviarlo. Después de una hora y media de espera, Torales se impacientó y le preguntó a la enferma si alguien lo iba a ver, siendo convocado minutos después por la doctora de guardia, a quien identificó como Andrea Carreño “quien me atendió con mala cara, como si se hubiera molestado por mi reclamo”.

Según el paciente, la médica ordenó que le hicieran una radiografía de pulmón y pese a su total negativa, terminó por hacerle ella misma un hisopado, en forma compulsiva.

Torales relató con pesar la dolorosa y traumática experiencia: “Tal vez estaba enojada porque le había tocado hacer guardia un jueves santo o porque yo reclamé para que me atendieran después de estar casi dos horas esperando y dolorido. Me trató de manera brusca y al hisoparme, pese a que yo le dije claramente que no quería, me lastimó. Me introdujo el hisopo profundamente, lo giró y yo grité del dolor. Los días siguientes estuve perdiendo líquido por la naríz que pensé en un principio que era moco. Me dolía mucho la cabeza, todo el tiempo. Cuando no aguanté más volví al CAT, el domingo17 de abril. Cuando me vieron en el estado en que estaba me hicieron una radiografía de cabeza y otra de nariz y al ver las placas me derivaron al Hospital Regional Ushuaia. Ahí el Dr. Carlos Cabrera, neurocirujano, me diagnosticó “Fístula de LCR 8 – líquido cefalorraquídeo – post hisopado”, haciendo constar que en principio iba a necesitar 15 días sin trabajar para recuperarme”.

El entrevistado explicó que “entonces entendí muchas cosas. Me di cuenta por qué en el CAT me habían despachado tan rápido en una ambulancia a Ushuaia después de ver las placas. Es sabido por todos los vecinos de Tolhuin que el personal del Centro Asistencial de Tolhuin no acostumbra a hacer derivaciones. Esperan siempre a último momento antes de dar intervención al hospital de Ushuaia. Y en mi caso enseguida me despacharon sin darme ningún tipo de medicamento”.

Una vez en el nosocomio capitalino “Teo” recibió atención profesional y quedó internado. Con el correr de los días disminuyó su “rinorraquia”, término médico con el que se define la pérdida de lo que él creyó que era mucosidad y que en realidad se trataba de líquido cefalorraquídeo. Entonces le explicaron que debido al hisopado se le había producido una “fístula”, o fisura, por donde se filtraba la materia cerebral a sus fosas nasales.

Con el diagnóstico de “perforación de base de cráneo por hisopado”, Doroteo a 20 días de haber sido hisopado, continúa pidiendo que alguien le explique quién se va a hacer responsable de lo que él sufrió.

Ante la falta de respuesta, decidió hacer pública su situación a través de la prensa provincial y nacional, ocupando espacios en varios medios gráficos, televisivos y digitales.

En diálogo con un canal de la provincia de Salta, Torales afirmó: “La doctora que me atendió en Tolhuin me hizo un hisopado que me perforó el cráneo. Después tuvo que verme un doctor en Ushuaia. A los tres días mi cabeza hacía mucho ruido de tanto líquido que perdí por la mala praxis de la que fui víctima. Quiero que alguien se haga cargo de lo que me pasó y me sigue pasando porque no estoy recuperado del todo. ¿Quién se va a hacer cargo de todos los días que como trabajador independiente tuve que estar en reposo? ¿Quién me va a pagar las facturas de luz, agua, gas por no poder trabajar”.

Consultada una fuente médica sobre el cuadro de “Teo”, dijo que “lo mejor que puede ocurrirle es que la fístula se cierre espontáneamente porque siempre en este tipo de pacientes puede ocurrir, aunque no con frecuencia, que la lesión en la fosa cerebral anterior derive en infecciones generalizadas en el sistema nervioso central, lo que puede terminar de modo fatal. Por eso muchas veces y para prevenir se coloca la vacuna contra el meningococo”.

FUENTE: Diario Prensa

© 2006 - 2022 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar