CULTURALES | NOTICIA FECHA: 28/11/2019
Taller de escritura de adultos en el Complejo Cultural Estación Solier

Puentes de palabras para descubrir la riqueza del mundo interior

Puentes de palabras para descubrir la riqueza del mundo interior

Micaela, Analía. Roxana, Lucía, Pedro R y Pedro C junto a la profesora Claudia San Martín, son protagonistas del Taller de Escritura y Narrativa que se dicta en el Complejo Cultural Estación Solier, siendo una de las actividades más interesantes que en el presente año ha promovido la dirección de Cultura del municipio.

La experiencia procura acompañar el camino hacia la escritura creativa como proceso, validando el interés por el goce por la lectura, y la potencialidad que implica poder volcar en el papel pinceladas del mundo interior y sus sentimientos.

La docente destaca fundamentalmente el crecimiento de los alumnos a partir de recorrer distintos formatos y estructuras de creación literaria, partiendo de la importancia del hábito de la lectura y experiencia de conocer obras y escritores universales.

“En el marco del proyecto que llevamos a cabo este año pusimos en marcha tres talleres de escritura, destinados a niños, adolescentes y adultos. La intención es acompañarlos en el proceso por lograr una escritura creativa que les permita conocer y experimentar distintos formatos. Así los alumnos pudieron escribir cuentos, odas, sonetos, aprendiendo a utilizar distintos recursos y conocer a través de la lectura a distintos autores y contextualizar su aporte a la literatura universal”, indicó Claudia San Martín.

“En el caso de los adolescentes, ellos están muy interesados en la lectura, son apasionados en ello y vuelcan todo inmediatamente en la escritura. Son más impulsivos, rebeldes, provocadores y vehementes. En cambio los adultos son protagonistas de un proceso que proyecta en la escritura distintas etapas de sus vidas. En ellos puede notarse cierta melancolía que filtra siempre esos procesos creativos. Ambos momentos de la vida son interesantes para expresarse y al mismo tiempo conocer esa capacidad de poder contarlo”, señaló.

Por su parte los alumnos destacan la construcción de un espacio que les es propio, en el que pueden proyectar emociones y sentimiento, muchas veces a flor piel.

“De eso se trata, de dejarnos atravesar por el mundo sensible y poder poner en palabras lo que sentimos en cada etapa de la vida. Son puentes que nos permiten seguir creciendo desde un lugar en el que podemos ser auténticos. Quizá el logró adicional es poder compartirlo con los otros. Aquellos que nos acompañan en este camino y también pensando en quienes como lectores podrán descubrir ese mundo traducido en palabras”, concluyó San Martín.