ECONOMÍA | NOTICIA FECHA: 26/03/2017
Después de la compra de Edelap y Edea por parte de DESA

Concentración en el mercado eléctrico a excepción de las cooperativas

Concentración en el mercado eléctrico a excepción de las cooperativas

Aún sin novedades respecto al valor del cuadro tarifario eléctrico en la provincia de Buenos Aires y frente a la incertidumbre que viene sosteniendo la relación diferencial que siguen teniendo la participación de las entidades distribuidoras de carácter cooperativa, como la local Cooperativa Eléctrica de Punta Alta y otras nucleadas en FEDECOBA, la noticia de la compra por parte de DESA de las distribuidoras Edelap y Edea, no ha pasado desapercibida.

Desarrolladora Energética S.A. (DESA) deja al mercado eléctrico del interior bonaerense en manos de una sola empresa, porque la compañía ya tenía las distribuidoras Eden y Edes, quedando solo fuera del mercado precisamente la participación de las cooperativas locales.

DESA, del empresario Luis Rogelio Pagano, distribuye desde ahora en el 90 por ciento del territorio provincial, con la salvedad de que en muchos distritos el servicio llega a los usuarios a través de cooperativas. Y aunque el mayor volumen de abonados pertenezca a Edenor y Edesur, que operan en el Conurbano, el crecimiento de DESA en la Provincia a partir de la llegada del macrismo hace poner la lupa de la oposición sobre cómo se concretaron estas dos ventas.

Si bien no se puede hablar de monopolio, porque la propia ley de Servicios Públicos lo permite, no menos cierto es que cuando se decidió ceder la electricidad a empresas privadas se segmentó el territorio. De hecho, Buenos Aires tiene seis zonas, y de ellas, ahora cuatro quedaron en las mismas manos.

Luis Rogelio Pagano, exmiembro del directorio de Edenor y principal accionista de Edesa (que distribuye energía en la provincia de Salta), adquirió Edelap y Edea por 250 millones de dólares a Alejandro Macfarlane, quien en febrero acompañó a España al presidente Mauricio Macri como uno de los empresarios fuertes del país. Mientras se producía el viaje se comenzó a confirmar el traspaso de Edelap y Edea.

Evidentemente Pagano confía en el mercado de la energía, en particular en el territorio bonaerense. Al control de todas las empresas que distribuyen en el interior provincial y en la ciudad capital accedió en menos de un año, ya que en mayo de 2016 había adquirido Eden y Edes por un monto superior a los 200 millones de dólares. En diez meses pasó de no tener nada en la geografía provincial a manejar un mercado de casi un millón y medio de usuarios.

En menos de un año, DESA ingresó en un mercado donde las regulaciones son muchas pero los controles adolecen, y la seguridad financiera la provee el propio Estado, a través de subsidios (o, en la ausencia de ellos, de incrementos tarifarios) y salvatajes económicos.

Ya en la década de los 90 hubo también un intento de captación del mercado eléctrico bonaerense y hasta la propuesta hacia las cooperativas de la venta de los servicios, hecho que fue defendida por las instituciones y los trabajadores nucleadas en el sindicato de Luz y Fuerza, conscientes de la vocación de servicios que permiten que pequeñas y medianas localidades puedan tener una referencia local en detrimento de corporaciones –público privadas- sin control de los asociados.


© 2006 - 2017 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar