RELIGIÓN | NOTICIA FECHA: 21/10/2016
Iniciativa de la Pastoral Juventud y los trabajadores de un geriátrico

Los abuelos también pudieron pasar por la Puerta Santa

Fruto de las acciones realizadas hace algunas semanas por la Pastoral Juvenil de Punta Alta, que incluyó una masiva marcha que visitó a distintas instituciones de la ciudad en lo que se denominó “Invasión Misionera” surgió la iniciativa de realizar la visita de los abuelos de una residencia geriátrica local a la Puerta Santa ubicada en la Parroquia Stella Maris de la Base Naval Puerto Belgrano.

La compleja tarea tuvo el apoyo de representantes de las comunidades de Estrella del Mar de Villa del Mar, Santa María Reina de la Nueva Bahía Blanca y de la propia comunidad de Puerto Belgrano, ya que junto al personal profesional de la residencia y colaboradores debieron realizar el traslado de los abuelos en vehículos particulares, a fin de posibilitarles con su presencia ganar las indulgencias plenarias que dicho acto supone.

Podría decirse que fue una peregrinación especial, que nucleó el esfuerzo y el entusiasmo de los más jóvenes quienes recibieron a los abuelos en la parroquia a fin de compartir un momento espiritual de encuentro más allá de la acción de traslado.

La emoción de los abuelos y abuelas quedó evidenciado en gestos simples como abrazos, besos y hasta alguna lágrima, que volvió a considerar para todos la importancia que tiene seguir vinculándonos con nuestros adultos mayores. Una experiencia que por cercana no puede saber de excusas. Una historia mínima pero necesaria de ser contada.

Los abuelos un tesoro invaluable

En muchas ocasiones el Papa Francisco se ha expresado acerca de la importancia que juegan los abuelos en una sociedad y en el propio núcleo familiar, ellos transmiten sabiduría y sobre todo también están encargados de transmitir la fe a sus hijos, tal como lo fue en su caso con su abuela Rosa, quien ocupó un lugar muy importante en su formación como persona y como religioso.

“No podemos pasar por alto en felicitar a todas las personas que realizan una honorable labor en dedicarse al cuidado de los ancianos en todos los ambientes, sea en sus hogares, casas de retiros u hospitales. Un aplauso a todos ellos, por dedicarse a este servicio de amor, con entrega y dedicación como lo es el atender a los abuelitos, a quererlos y apoyarlos en su vejez, ya que, como dice un viejo dicho: "para allá vamos todos".

"Hijo mío, socorre a tu padre en su vejez y no le causes tristeza mientras viva. Aunque pierda su lucidez, sé indulgente con él; no lo desprecies, tú que estás en pleno vigor. La ayuda prestada a un padre no caerá en el olvido y te servirá de reparación por tus pecados"

"El anciano no es un extraterrestre. El anciano somos nosotros: dentro de poco, dentro de mucho, inevitablemente, aunque no pensemos en ello. Y, si no aprendemos a tratar bien a los ancianos, así nos tratarán a nosotros"

"¡Que importantes son los abuelos en la vida de la familia para comunicar ese patrimonio de humanidad y de fe que es esencial para toda sociedad!"

"Los abuelos son la sabiduría de la familia, son la sabiduría de un pueblo. Y un pueblo que no escucha a los abuelos es un pueblo que muere".

"Los abuelos, los abuelos tienen una capacidad para comprender las situaciones más difíciles: ¡una gran capacidad! Y cuando rezan por estas situaciones, su oración es más fuerte ¡es poderosa!"

“A veces descartamos a los ancianos, pero ellos son un tesoro precioso: descartarlos es injusto y una pérdida irreparable”.

 

NR. Gracias a Vviana Montenegro (Prensa Pastoral Juventud) y autoridades de Carpe Diem.


© 2006 - 2017 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar