DEPORTES | NOTICIA FECHA: 16/02/2020
84º aniversario del Club Náutico Punta Alta

Un solaz en Villa del Mar para el disfrute familiar

El Club Náutico Punta Alta nació a instancias de un grupo de vecinos amantes del mar, que estaban asombrados por la falta de una institución dedicada a difundir los deportes náuticos en una ciudad que había surgido en torno a las actividades marítimas. Por ello decidieron realizar una convocatoria al vecindario en general para sentar las bases de una institución que tuviese por finalidad la práctica deportiva acuática.

El 6 de febrero de 1934 se reunieron en el local de la Escuela Industrial y nombraron a una Comisión Directiva definitiva: Presidente Nucin Tarich, Vicepresidente Fortunato Alimonda, Secretario Calixto Barbieri (h), Prosecretario Carlos Fuchs, Tesorero Clemente Nieto, protesorero Nazareno Trillini, vocales Leonardo Turi, Atilano Díaz y Francisco Balbín.

El club se propuso como objeto principal fomentar y practicar toda clase de deportes náuticos de aficionados, propulsar la cultura física acorde a las actividades náuticas y fomentar la preparación del deportista amateur, sobre todo de niños y jóvenes.

Las reuniones comenzaron con un ritmo pausado. La poca participación, seguramente por falta de tiempo de los integrantes de la comisión para asistir a las asambleas, incluso del mismo presidente, hicieron pensar en una estrategia para que no decayera la iniciativa. Entonces conformaron una subcomisión encargada de la búsqueda de socios, sobre todo de aquellos que ostentaban un prestigio dentro de la sociedad local: el Dr. Juan Carlos Aguirre, el Dr. Antonio Liberatore y José Diez Terreros, quienes poseían contacto principalmente con autoridades portuarias tanto de la Armada como de Bahía Blanca. El cometido tuvo éxito, ya que éstos fueron nombrados para que en representación del Club se entrevistaran con Eduardo Andró, jefe técnico de la compañía Rosario Puerto Belgrano y con el ingeniero Alberto Flores, inspector general de los puertos de Bahía Blanca, para solicitar la donación de una porción de terreno en la zona de Arroyo Pareja para el desarrollo de las actividades náuticas requeridas. Cometido que tuvo sus frutos positivos.

También se preparó una conferencia a cargo del Dr. Juan Bautista Losa, prestigioso deportista náutico e integrante del Club Náutico de Bahía Blanca. Losa, luego de visitar los terrenos cedidos por la empresa del Puerto Comercial, en Arroyo Pareja, disertó, en la Biblioteca Alberdi, sobre los beneficios del deporte náutico, ante un numeroso público interesado, logrando así afirmar la necesidad que tenía la ciudad de una entidad de estas características. En la prensa local de la época se destaca la gran participación que tuvo la misma.

Ya en octubre de 1934, lograda la donación de las tierras, se comenzó con la demarcación de los 350 m2 cedidos en un principio.
Croquis de ubicación del predio original del Club Náutico Punta Alta en Arroyo Pareja.

Se elige nueva comisión directiva, nombrándose Presidente (“Comodoro”) al Dr. Juan Carlos Aguirre. El local de reuniones era la sede de la Sociedad de Fomento Punta Alta, rutina que se extendió hasta la década de 1960.

Para enero de 1935 el Club recibió de la Base Naval una valiosa donación: el edificio de madera que ocupó el ex Hotel Colón, ubicado en la zona naval y varias embarcaciones que fueron destinadas para el uso de los socios. Una de ellas se restauró, convirtiendo la en un cutter (embarcación con aparejo de dos velas en proa). De inmediato se comenzó a trabajar en el armado de la casilla de madera, futura sede social de la institución. Para tal fin se necesitaron fondos, obtenidos a través de bonos contribución y veladas cinematográficas.

Inesperadamente en febrero de 1935, la Aduana de Bahía Blanca ordenó la suspensión de las obras que se venían realizando por no haberse cumplido los pasos formales ante dicho ente. Estas decisión llevó a una serie de trámites, concluidos en noviembre con la aprobación de la cesión por parte del Ministerio de Obras Públicas por decreto 69705 del 28 de octubre de 1935. Por la ayuda brindada para solucionar aquel inconveniente, se nombraron socios honorarios a los ingenieros Francisco Sisqué (administrador del FRPB) y a Alberto Flores.

Pero mientras se esperaba la confirmación oficial, no se paró de trabajar. Gracias al aporte de la Base Naval se forestó la zona con tamariscos, a modo de cerco, y pinos; con durmientes del ferrocarril se construyeron una rambla y el puente de acceso al canal; se pintaron las instalaciones con colores celeste horizonte en el interior, gris plomo en exterior y óxido rojo en el techo.

Inauguración sede social en Arroyo Pareja

El 16 de febrero de 1936 se fijó la fecha de la inauguración de la sede social en Arroyo Pareja. Para tal fin la comisión directiva gestionó el arreglo del camino de acceso colocando letreros indicadores que permitieran al público llegar al lugar y tramitó con la empresa de ómnibus Farroni Hnos. para que ese día cambiaran el recorrido habitual hacia Arroyo Pareja y pasara frente al portón de entrada del Club.

Ante gran cantidad de público, el evento comenzó con la lectura del acta por parte del secretario de la institución, Sr. Farberoff, que daba inicio a las actividades del club. Luego se escucharon unas palabras del Presidente Dr. Juan Carlos Aguirre que daba cuenta de la labor desarrollada hasta ese momento y los objetivos que se planteaban deahí en más. Por último se invitó a los asistentes a gozar de un paseo por las embarcaciones de los señores Bidini y Crocco, por las tranquilas aguas del arroyo. Fue así como con este acto entraba la institución oficialmente en el cumplimiento de las actividades que determinaron su fundación.


© 2006 - 2020 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar