CULTURALES | NOTICIA FECHA: 13/06/2020
Recorriendo lecturas posibles desde la Antología Poetas Rosaleñas

La sonoridad de la poesía desde el arte de cuatro jóvenes escritoras

Hace días atrás dábamos a conocer, quizá uno de los eventos culturales más importantes del año, como es la publicación de la Antología Poetas Rosaleñas, por parte del gestor cultural y editorialista, Pablo Scarpaci y su sello "Una pálida idea".

La obra, que se puede compartir de manera gratuita en la modalidad e-book en http://puntoalto.online, deja entre sus posibles lectura la oportunidad de conocer a jóvenes escritoras y su mirada de la realidad desde la poesía.

En el día del escritor y la escritora queremos referenciar las puertas abiertas al arte de cuatro jóvenes puntaltenses.

Eliana Tomassini es puntaltense, pero actualmente vive en Buenos Aires. El poema Telarañas aparece en esta antología forma parte del libro Algún recuerdo de intimidad (2019, Alción Editora)

Mara Caldentey es Licenciada en Comunicación Social y docente. Ha publicado cuentos en editorial Dunken y en la editorial de la UNLP.

Luján Ávalos, docente de literatura en niveles secundario y superior. Fue jurado en concursos y expuso en el Congreso Internacional de la Promoción del Libro y la Lectura, en la FILBA y en Jornadas de Promoción, Investigación y Debate del Universo del Martín Fierro en Ayacucho. Ha publicado en revistas culturales y antologías.

María del Rosario Acevedo tiene 21 años. Es bibliotecóloga. Durante los próximos meses, lanzará su primer libro de relatos para Una Pálida Idea.

 

Telarañas/Eliana Tomassini

Se peinacon el cepillo de trazo grueso. Entre los dientes notalíneas de pelo con nudos sin desenredar.

No le importa.Hace rato sabe, lo inconcluso. Solo es otra forma.

 

Cristales/Mara Caldentey|

Una ventana, entre miles que se abren. Entre bisagras de aceite gastado.

Entre celosías curiosas de amantes furti-vos. Entre el voile del perfume enmascarado.

Una ventana. Sombras. Y aquel tango lejano, que abre todas sus ventanas con el recuerdo del DO mayor.

Que pende de su dedo menique. De su labio mordido. De su garganta agónica, afónica, quebrada. Y el ladrido de un perro famélico en el umbral. Y el sol. Y la flor que, cual pelvis, se abre a la espera del líquido que la reviva.

Y de nuevo la luna. Y ellos. Y las sábanas impregnadas del olor después de la batalla. Y él, desertor predecible. Y ella, resugiendo entre las esquirlas de amores impuros. De cadáveres ganados.

 

Luján Ávalos

Mi mano, mis dedos, se acercan a la superficie etérea de tu piel. Es miel, es arena blanca, es espuma de mar, es tibieza y me fundo en ella. En ella, soy. En ella, puedo ser.

El tiempo se detiene, ¿o se acelera? Y no anhelo más que ese instante, ese ínfimo secreto espacio, imperceptible, en que dos dejan de ser
Porque en el somos, porque en el podemos ser.

 

Reflejo/María del Rosario Acevedo

El canto al otro lado del espejopredice con dulzura lo que jamás seremos.

Es ingenua la voluntad que luchapor taparse los oídos; después de todo, este espectral sonido muta y se vuelve frágil y filoso como el cristal que separa la inocencia de la gracia.


© 2006 - 2020 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar