INTERÉS GENERAL | NOTICIA FECHA: 11/07/2018
Intervención en red de organismos provinciales y FRAAM

Aparecieron dos ballenas juveniles en playa La Chiquita

El trabajo de red de integrantes del Departamento de Biología, Ecología y Conservación de la Universidad Nacional de Mar del Plata, del Organismo Provincial de Desarrollo Sostenible OPDS a través de la Reserva Natural Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde, funcionarios de la municipalidad de Villarino y de la Fundación FRAAM de Villa del Mar, permitió hace pocas horas la intervención con fines de análisis y estudio en el caso del varamiento de dos ejemplares juveniles de ballenas jorobadas en cercanías de playa La Chiquita, en el distrito de Villarino.

“Se trató del varamiento de dos ejemplares de ballena yubarta o jorobada o cantora (Megaptera navaengliae) que aparecieron varadas en las costas de Playa La Chiquita. En principio fuimos alertados por colegas de la Universidad Nacional de Mar del Plata con quienes articulamos en la red de rescate a nivel provincial, interviniendo horas más tarde con el OPDS, a través del guardaparque Martín Sotelo y yo como bióloga de la reserva, el municipio local de Villarino con la participación de Gastón Sobral Sub Director Energías Renovables y Ambiente, Mario Schwab Delegado Municipal de Hilario Ascasubi, La Chiquita y Colonia San Adolfo, Claudio Manzi de Excursiones de Pesca La Chiquita y el voluntario de FRAAM de Villa del Mar, Nicolás Pérez Gay estudiante Biología UNS”, expresó la bióloga Victoria Massola.

A la llegada al lugar los investigadores constataron el deceso de los ejemplares, uno juvenil de 8,40 metros de longitud, presumiblemente de unos tres años y el segundo de 12,90 metros de longitud un poco mayor que su compañero en una etapa de adulto joven. Ambos evidenciaron haber luchado por salir de la trampa que supuso el varamiento en la costa y lo particularmente llamativo fue que lo hicieran de manera conjunta a millas del mar abierto.

“Extrajimos muestras de músculos internos y grasa para su estudio así como de epibiontes quienes aportaron información sobre hábitat a través de las colonias de organismos adosados a la piel. No pudimos precisar el sexo de los ejemplares por la posición en la que quedaron pero si tomar medida de su aleta caudal de aproximadamente 4 metros de longitud, lo que puede dar cuenta de su peso y volumen. Junto a parte ventral sirven habitualmente para fotoidentificarlas por sus características anatómicas”.

“A esta especie suele llamárselas ballenas cantoras porque emiten distintos sonidos o cantos para comunicarse. Se trata de una variedad en extinción y actualmente con protección, calculándose que existen en el mundo unos 20 mil ejemplares de los 120 mil que había a comienzos del siglo XX. Suelen pasar primavera y verano en la Antártida y en ruta migratoria en otoño e invierno hacia las costas del sur de Brasil para su reproducción a apareamiento”.

“Es triste saber que a pesar de haberse perdido y luchado por sobrevivir no lo hayan podido hacer. No obstante el trabajo en coordinación de los organismos permitirá que a través de las investigaciones aplicadas podamos conocer mucho más de esta especie que habitualmente a millas de nuestras costas son visitantes periódicas”, concluyó Victoria Massola.


© 2006 - 2018 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar