CULTURALES | NOTICIA FECHA: 11/02/2017
Cerca de 10 mil personas en el corsodromo de calle Pellegrini

Exitosa primera noche de los carnavales del Club El Castillo

Con una concurrencia que ocupó prácticamente tres cuadras del corsodromo de calle Pellegrini, y que en su punto máximo alcanzó cerca de las 10 mil personas, la primera jornada de festejos de carnaval organizado por el Club Defensores del Castillo fue un éxito con creces.

La presentación de La Murga de la Abuela, Batucada de Acuarelas y Zamba Libertad, abrió el telón de uno de los corsos barriales con mayor tradición en la ciudad. La presencia de numerosas familias fue el sello distintivo de una noche en la que la sana diversión alternó numerosos encuentros y diálogos entre un público heterogéneo pero propio de estas fiestas populares.

No faltó el clásico choripán del Castillo (según sus realizadores tan rico como el choripán de cancha…ponele el equipo del que seas hincha) ni la fiesta de la espuma, de la que no podía ser de otra manera hasta el perro de la cuadra no quiso perdérsela.

Desde lo artístico valorar el aporte de las agrupaciones presentes, quienes desinteresadamente formaron parte del espectáculo, en la convicción de dar continuidad a una tradición que se inició varias décadas atrás pero que la actual comisión del club aspira a consolidar año tras año.

La Murga de la Abuela realizó su pasada con singular éxito en la antesala de su presentación esta noche en Mar del Plata; la batucada de la histórica Acuarela de Carlitos Arévalo, brilló en su despliegue de música, rítmo y alegría.

La performance de Zamba Libertad merece un párrafo aparte. Desde hace algunos años este grupo de entusiastas del carnaval vienen madurando un show con aspectos claramente distintivos.

Si bien acompañan el despliegue del cuerpo de baile, en su presentación solista como batucada ha alcanzado una versatilidad en estilos que les permite pasar del rítmo samba a la cumbia y hasta el danzón con un sello propio, permitiéndose incorporar y hasta alternar instrumentos como clarinete, saxo o trompeta. Todo un logro que hay que destacar.

Otra gragea positiva de la noche fue la presencia y participación de los abuelos del Hogar Municipal del Anciano, quienes estuvieron ubicados frente al palco principal hasta que finalizó el corso.

Con alegría, los abuelos junto a Pili, María Laura, Enrique y Sergio, se sumaron a un improvisado baile, en el que no faltó el trencito y hasta algún que otro meneo festejado por todos los presentes, incluyendo al jefe comunal, Mariano Uset, quien disfruto como uno más de los vecinos y a quien un “supervaliente” Thiago se animó a llenar de espuma.

Claro como en los tiempos de antaño…el que se moja no se enoja…porque ante todo es así el carnaval.

Si querés revivir esta fiesta de color, espuma, música y alegría hacé click aquí