INTERÉS GENERAL | NOTICIA FECHA: 04/06/2019
Quinta marcha en nuestro medio organizado por la Asamblea de Mujeres

Nutrido grupo de mujeres se expresaron en el 3J

El siguiente es el documento en conjunto de las organizaciones convocantes en el ámbito de la Asamblea de Mujeres, convocante de la concentración y marcha del 3J, leído ayer por la tarde a modo de colorario de una nueva expresión en defensa de los derechos de las mujeres y en condena al femicidio. (documento en forma completa)

 

"Nos reunimos nuevamente en esta fecha que nos convoca por 5to año consecutivo para gritar NI UNA MENOS. Este día se remonta a 2015 cuando miles de mujeres salimos a la calle a pedir justicia por el femicidio de Chiara Paez en distintas localidades del país.

Tal cual se realiza a nivel nacional, en Punta Alta nos organizamos en asambleas que constituyen espacios democráticos, de debate, de creación de consensos y de consolidación del colectivo feminista que nos encuentra cada vez más juntas y sororas.

Durante las asambleas se organizaron las actividades de esta jornada y se elaboró el documento en conjunto que enunciaremos a continuación. Dicho documento sintetiza y expresa el encuentro, lo que nos une, lo común entre las mujeres que formamos parte de las asambleas, mujeres independientes y pertenecientes a distintas agrupaciones: mujeres del Espacio Cultural Tu Casa, Sororas, Frente de Mujeres e Igualdad de Géneros de La Cámpora, CTA, Suteba, Movimiento Mayo, MoVeJuPA, Centro de estudiantes del Instituto Superior de Formación Docente Nº 159 y Manos Entrelazadas.

Hoy, 3 de junio de 2019, las mujeres y disidencias salimos nuevamente a las calles porque los femicidios siguen formando parte de la cotidianeidad de nuestras vidas, porque desde ese primer NI UNA MENOS el Estado no solo ha hecho oídos sordos a nuestros reclamos, sino que además ha profundizado nuestro desamparo por el gran retroceso que ha generado en políticas públicas de las que somos destinatarias.

Decimos NI UNA MENOS porque no tenemos garantizada la plena igualdad de derechos en todos los ámbitos de nuestras vidas:

• En el acceso a la salud: hablamos entre muchas otras cosas de violencia obstétrica, de maternidad forzada, de la necesidad de que se implementen los programas de salud sexual y reproductiva y de que de una vez por todas, nos garanticen el aborto legal, seguro y gratuito para que las mujeres no seamos expulsadas a la clandestinidad y a la muerte y para que nuestras niñas no sigan siendo obligadas a gestar a los hijes de sus violadores.
• En el trabajo: hablamos de brecha salarial, de acceso desigual, de precarización laboral y de trabajo no remunerado como las tareas domésticas y crianza de los hijos.
• Educación: hablamos que la ESI aún no se aplica de manera transversal en todas las materias de todos los niveles del sistema educativo tal como lo prescribe la ley desde 2006. Necesitamos una educación que enseñe sobre métodos anticonceptivos, sobre el conocimiento del propio cuerpo pero que también enseñe de consentimiento, respeto y placer.

Nos dicen que somos un grupo social vulnerable, pero en realidad somos vulnerabilizadas, porque no se trata de un adjetivo que nos define, sino de una acción que se ejerce sobre nosotras, de un ejercicio de poder, de opresión que se expresa en el cuerpo de las mujeres y es el Estado el responsable.

Estado que durante la dicatadura cívico- militar- eclesiástica ejerció un especial ensañamiento contra las mujeres
Estado que en la actualidad y que desde hace 3 años y medio no hace más que estar presente para seguir las consignas y condiciones del FMI, perototalmente ausente para garantizar los derechos de las mujeres.

Decimos NI UNA MENOS porque el gobierno solo aparece para endeudarnos y recortar. Las mujeres somos las principales afectadas por el modelo neoliberal de Mauricio Macri, de la gobernadora María Eugenia Vidal y del Intendente Mariano Uset. ¿Por qué? Porque a la crisis socioeconómica, la falta de trabajo y la precarización laboral; se le suman los recortes y vaciamientos de políticas públicas para la prevención y erradicación de la violencia de género. Esto se manifiesta en el miserable presupuesto que el Estado argentino asigna para tal fin: $11 vale la vida de cada una de nosotras.

Decimos NI UNA MENOS porque la línea 144 de atención para mujeres en situación de violencia está desfinanciada.

Decimos NIN UNA MENOS porque el Estado Municipal carece de dispositivos de asistencia y contención eficientes hacia las mujeres víctimas de violencia de género, siendo su mayor deuda, la casa de abrigo.

Decimos NI UNA MENOS porque las mujeres estamos sometidas a violencia sexual, cultural, política, simbólica, psíquica, física y verbal pero también económica cuando nos quedamos solas ejerciendo la maternidad, cuando vamos al supermercado y no nos alcanza para darle de comer a nuestros hijes, cuando elegimos entre calefaccionarnos o comer, cuando ponen fin a una moratoria que permitió a millones de mujeres incorporarnos al sistema previsional, cuando la Asignación Universal por Hijo con la cual muchas de nosotras sostenemos a nuestras familias no se actualiza como los precios del mercado.

Decimos NI UNA MENOS porque las Iglesias se proponen como refugio de la intemperie neoliberal de este gobierno pero solo ofrecen cárcel a nuestro deseo y nos quieren imponer la maternidad obligatoria.

Decimos NI UNA MENOS porque el femicidio es un crimen de odio y es una forma de Genocidio. Tomando estadísticas actualizadas al 2019, en la Argentina hay un Femicidio cada 30 horas y los números son abrumadores:

• El 93% de los femicidios en 2018 fueron perpetrados por personas del círculo íntimo. El 22% de esas mujeres ya había realizado una denuncia judicial y el 12,5% tenía alguna medida judicial de protección.
• De las 191 mujeres asesinadas entre el 1 de enero y el 10 de noviembre de 2018, 14 eran niñas y adolescentes menores de 15 años. El 78% de ellas fueron abusadas, el 42% desaparecidas, y en el 71% de los casos el asesino era miembro de la propia familia.
• El 67% de los femicidios fueron en la vivienda de la víctima, mientras que el 11% fue en la vía pública y el 6% en un descampado.
Desde la asamblea del 3J Ni Una Menos levantamos nuestra voz para exigirle al gobierno de Mariano Uset justicia por los femicidios de Camila Enriquez y María Silva, por la continuidad de la búsqueda de Andrea Esnaola, que está desaparecida desde 2015 en vecina localidad de Pehuen Co , la tierra no se la tragó.

CAMILA ENRIQUEZ, PRESENTE
MARÍA SILVA, PRESENTE
ANDREA ESNAOLA, PRESENTE
KATHERYN MOSCOSO, PRESENTE
MICAELA ORTEGA, PRESENTE
BASTA DE VIOLENCIA MACHISTA
BASTA DE ASFIXIA ECONÓMICA
BASTA DE DECIDIR SOBRE NUESTROS CUERPOS
BASTA DE FEMICIDIOS, TRAVESTICIDIOS Y LESBICIDIOS.
BASTA DE NIÑAS MADRES
¡Con ajuste no hay Ni una Menos!
¡Sin Educación Sexual Integral no hay Ni Una Menos!
¡Sin aborto legal, seguro y gratuito, no hay Ni una Menos!
¡Vivas, libres y desendeudadas nos queremos!

CASA DE ABRIGO YA
FUERA MACRI VIDAL Y USET!

 


© 2006 - 2019 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar