RELIGIÓN | NOTICIA FECHA: 01/04/2020
Sin salir de casa se bendecirá a través de las misas por internet

Un Domingo de Ramos que no requerirá el olivo para el saludo

Un Domingo de Ramos que no requerirá el olivo para el saludo

Sin lugar a dudas en el marco de la cuarentena muchas circunstancias deben adecuarse indefectiblemente. Una que quedará marcada como registro de una manera especial será la conmemoración del tradicional Domingo de Ramos, ha conmemorarse este fin de semana.

No solo se realizarán las misas de forma vitual a través de internet o por medio de la radio y la televisión sino que adicionará por primera vez la bendición de ramos que no necesariamente serán de olivo.

Desde la Curia Arquidiocesana han instruido a las parroquias la invitación a los fieles a celebrar tan importante festividad de la cristiandad en las puertas de la Semana Santa, para que las familias saluden la llegada de Jesús a sus corazones con un "ramito de cualquier ramita verde que tengas en el patio o en el jardín de tu casa. Esta vez celebramos la llegada del Señor sin salir de casa".

Reiteran una vez más que no hace falta que sea una ramita de olivo y que su valor tradicional y simbólico estará dado por la especial bendición que se impartirá en la ocasión.

¿Qué se celebra durante el Domingo de Ramos?

El Día de Ramos es simbólicamente la “puerta de entrada” en la que los cristianos se preparan para entrar en la Semana Santa y, por tanto, para dirigirse a la Pascua. Todavía hoy, como en tiempos de Jesús, la bendición de las palmas atrae a multitudes.

Cada año, el Evangelio de la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén le da todo su sentido a la bendición de las palmas. Se reviven los momentos en los que la multitud acoge a Jesús en la ciudad de David, “ciudad símbolo de la humanidad” (Juan Pablo II), como un rey, como el Mesías esperado desde hacía varios siglos.

Aclaman a Jesús a las voces “Bendito el que viene en nombre del Señor” y “Hosanna” (en hebreo, esto significa literalmente “¡Salva, pues!”, y se ha convertido en una exclamación de triunfo pero también de alegría y de confianza).

Jesús es un Rey pero un Rey de paz, de humildad y de amor. Sobre un asno, una montura modesta, un animal de carga, el Señor se presenta a la multitud. Zacarías había anunciado (9,9): “He aquí que viene a ti tu rey: justo él y victorioso, humilde y montado en un asno, en un pollino, cría de asna”.

La gente tendía sus mantos a su paso, lo cubría de palmas, como relata Mateo en su Evangelio: “La gente, muy numerosa, extendió sus mantos por el camino; otros cortaban ramas de los árboles y las tendían por el camino” (Mt 21,8).


© 2006 - 2020 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar