CULTURALES | NOTICIA FECHA: 29/09/2017
Actividad especial del Museo Naval en Puerto Belgrano

El Atardecer de los Museos y un clásico para grandes y chicos

El Atardecer de los Museos y un clásico para grandes y chicos

Otras de las propuestas del Corredor Museológico de Coronel Rosales, en la edición 2017 del Atardecer de los Museos, será la exhibición de la Agrupación Perros de Guerra dependiente del Batallón Seguridad de la Base Naval Puerto Belgrano.

Asociada como actividad especial del Museo Naval de Puerto Belgrano, las destrezas y habilidades de los canes especialmente entredos volverán a ser un atractivo que atrape por igual a grandes y chicos, a llevarse a cabo el domingo 8 de octubre desde las 14:30 horas en el Parque Centenario.

Creada en 1965, la Agrupación Perros de Guerra del Batallón de Seguridad adoptó a la raza ovejero alemán como medio de vigilancia y seguridad para la Base Naval Puerto Belgrano. Se inició con asesoramiento de la Policía Federal Argentina, que donó los primeros animales adiestrados y capacitó con cursos al personal de la Armada Argentina formando los primeros instructores de perros de guerra.

A través de su sección de Perros de Seguridad se desempeña dando alerta temprana al sistema de seguridad de la base, que lleva a cabo patrullas de policía militar. Además cuenta con una unidad de Perros Especiales que desarrollan tareas de búsqueda y detección de narcóticos y rastreo de personas extraviadas en colaboración con departamentos de Policía de la zona.

En tiempos de guerra se conforma la sección de Perros de Ataque, que está en condiciones de ser transportada por medios navales, terrestres o aéreos a cualquier teatro de operaciones, como sucedió en el caso de la Guerra de Malvinas, donde al Batallón se le confirió la tarea de patrullado, seguridad de las instalaciones de la Armada, control de la población civil, prisioneros y defensa de los puestos de comando.

Veteranos de Malvinas

La Infantería de Marina (IM) de la Armada Argentina destacó 18 perros de guerra de la Base Naval Puerto Belgrano (BNPB) a la Gesta de Malvinas de 1982 con el fin de impedir infiltraciones de comandos británicos en el dispositivo defensivo propio; contándose con numerosas actuaciones heroicas por parte de estos “soldados”.

El 7 de abril los perros llegaron a Malvinas a las órdenes del Teniente de Fragata de Infantería de Marina Miguel Paz. El grupo estuvo conformado además por el Guardiamarina Jorge Robles (veterinario); el Encargado de Sección, Suboficial Segundo de Infantería de Marina Ernesto Franco, y, como guía de cada uno de los canes, un Conscripto.

Tras varios días de bombardeo, fundamentalmente aéreos, la alarma más eficaz y segura resultaron ser las dadas por los aullidos de los perros anunciándolos mucho antes de la iniciación del ataque.

En los últimos días de combate se decidió el envío de perros a primera línea y fueron tres las parejas designadas; los conscriptos Carlos del Greco con Ñaro, Raúl Andicochea con Negro y Carlos Silva con Xuavia.

Negro y Ñaro fueron al frente por su bravura y valentía. Eran los mejores del Batallón, porque participaban de todas las exhibiciones (desarme de enemigos, control de detenidos y saltos de altura). Xuavia, fue elegida por ser extremadamente celosa y guardiana.

Entre el 13 y el 14 de junio, los machos desaparecieron en el fragor del combate. Todos los esfuerzos por encontrarlos fracasaron y se presumió que ambos murieron en combate porque nunca hallaron sus collares y, de haber seguido con vida, su instinto y sensibilidad los hubiera traído de regreso.

Sólo regresó Xuavia, que estaba preñada cuando partió hacia Malvinas. La noche del 13 al 14 de junio, luego de soportar un intenso bombardeo británico sobre las posiciones argentinas, Xuavia regresó junto a las tropas patriotas a Puerto Argentino pero, repentinamente, decidió separarse y correr hacia la negrura de la noche.
Varias horas después fue encontrada dándole calor con su cuerpo a un soldado del Ejército Argentino que estaba herido, a quien llevaron prontamente al hospital.

De no haber sido por Xuavia, ese soldado habría muerto congelado y desangrado. Luego del conflicto, regresó a su base y dio a luz a nueve cachorros.

De la dotación de perros de guerra de la Armada veteranos de Malvinas, el que superó a todos en longevidad, fue Vogel: un ovejero alemán nacido también en Puerto Belgrano.

Luego de la Gesta de Malvinas, este can presidió todas las ceremonias de la Unidad, luciendo en su capa la condecoración de Veterano de Guerra de Malvinas.

Al fallecer, el 1 de diciembre de 1991, fue enterrado en la Agrupación Perros de Guerra en la BNPB. Su tumba mira hacia las Islas Malvinas y es monumento en honor a todos los perros Veteranos de Guerra.

Una rica historia para compatir.  Te lo vas a perder?


© 2006 - 2017 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar