CULTURALES | NOTICIA FECHA: 28/02/2017
Una de las muestras más prestigiosas de Arte Contemporáneo del mundo

Exitosa participación de Mariela Scafati en ARCOmadrid

Podría considerarse con toda justicia que ser parte como una de las más elogiadas participantes de la feria ARCOmadrid de arte contemporáneo, es alcanzar lo más alto.

Sin embargo para la puntaltense Mariela Scafati, seguramente ésta será la plataforma que le dé aún muchos más reconocimientos, fruto de su trayectoria artística y su mirada siempre crítica sobre la realidad, a través de sus instalaciones.

Scafati, junto a una veintena de jóvenes artistas, participan por estos días de una de las muestras más prestigiosas de Europa organizada por IFEMA (empresa productora de ferias). Este tipo de encuentros marcan los precios de muchos artistas, difunden sus obras y establecen reputaciones.

Consciente de que la plataforma europea otorga visibilidad al arte producido en el país, el ministro de Cultura de la Nación, Pablo Avelluto, impulsó la presencia de una escena “inesperada y diversa”. La convocatoria es una gran oportunidad para el arte del país, ya que en un solo ámbito están artistas, galeristas, críticos y coleccionistas; hoy ellos tienen la última palabra.

Curada por Inés Katzenstein #ArgentinaPlataformaARCO concita obras de arte contemporáneo y emergente de 23 artistas en 12 galerías, como Isla Flotante (con Mariela Scafati, cuyas instalaciones impactaron en arteBA), Nora Fisch (Elba Bairon, Juan Tessi), Ignacio Liprandi (Pablo Accinelli, Szalkowicz), Benzacar (Fabio Kacero, Valentina Liernur), Cosmocosa (Luis Frangela), Jorge Mara (Kasuya Sakai, Eduardo Stupía), Vasari (Alejandro Kuropatwa).

La presencia del presidente Mauricio Macri, junto a los reyes Felipe y Letizia, durante la inauguración de ARCO cosechará halagos y titulares en los diarios del mundo. Es de esperar que los coleccionistas argentinos (muchos invitados por la feria) y los casi 200 empresarios que acompañan al Presidente en su visita de Estado, contribuyan con sus adquisiciones al desarrollo del mercado del arte del país.

REconociendo a Mariela

Mariela Scafati, puntaltense de adopción -ya que nació en Olivos- estudio y se formó en nuestro medio hasta que en 1997 se trasladó definitivamente a Buenos Aires. Estudió Artes Visuales en E.S.A.V. de Bahía Blanca. Asistió a los talleres de Tulio de Sagastizábal, Pablo Suárez y Guillermo Kuitca. Desde 2010 es agente del C.I.A-Centro de Investigaciones Artísticas.

En 1998 participó de la muestra grupal Tres paredes y luego en la Bienal de Arte roto en Belleza y Felicidad (2000). En el mismo año tuvo lugar su primer muestra individual Pinturas y pared. Siguieron Show Me Your Pink (2001); He venido para decirte que me voy (2001), en Byf ; Pintura gustosa (2001), Casona de Los Olivera; Mariam Traoré (2004), Byf de Fiorito; Scafati, un cuadro (2005), Byf; Sos un sueño (2009), galería Abate; ¡Teléfono! Un diálogo con Lidy Prati (2009), CCBorges; Windows (2011), galería Abate ; Ni verdaderas ni falsas (2013), Instituto de Investigaciones Gino Germani ; Pinturas donde estoy 1998-2013, CCRecoleta y Las palabras vienen después (2014), MCHG, Las cosas amantes, junto a Ariadna Pastorini, galería Isla Flotante(2015).

La artista en primera persona - Visión del arte

“Scafati, un cuadro” es un compacto de muchas pinturas, un extremo en relación a las pequeñas pinturas que venía realizando durante 2004 y 2005. Pinturas que están construidas con una tela frontal y cuatro laterales, que hacen referencia a un recurso auxiliar de pintor, el de agregarle más tela a una pintura para poder tensarla en un bastidor. Creo que este tipo de acciones empecinadas y amorosas son las que me impulsan a pintar. Siempre las mostré sin bastidor, como pinturas desplegadas, expuestas frontalmente, donde los laterales terminan transformándose, de prometedor canto a marco. “Scafati, un cuadro” exagera las posibilidades de esos bordes. Cocí desde el centro hasta encontrar más borde que pintura central. Quise escribir mi nombre con diferentes tipografías, verlo repetido, espejado, completo, fraccionado (la ilusión que el cuadro sigue en otro lado). Cada vez que veo este cuadro se me cruzan Jitrik, Garófalo, Jacoby y África.

“Puedo presentar una obra sola, otras veces puede ser una pieza más entre una cantidad de piezas o una pieza clave que me sirve para unir o sumar ideas. Cada vez más frecuente el acercamiento a mi pintura es lateral, con un fuerte anhelo a enfrentarla. Una larga historia de amor. Una de las formas de acercarse a mi obra sería dejarse perder. El recorrido será siempre distinto; como también sugeriría que no me conozcan, que me sigan, que me critiquen, que crean que soy capaz de hacer cualquier cosa”.

“Me reconozco en las miradas que aceptan su propia transformación, que van al ritmo de su vidas y muertes. Artistas que me influyen con su estar, su obra, sus ideas, su humor, sus deseos o llamadas por teléfono. Artistas cercanos como Ariadna Pastorini, Pablo Suárez, Alejandra Seeber, José Garófalo, Diego Posadas, Román Vitali, Magdalena Jitrik, Pablo Rosales, Oscar Masotta, Alfredo Prior, Fernanda Laguna, Ariel Guatta, Alfredo Londaibere, Marina de Caro, Diego Bianchi, Sergio De Loof, Tulio de Sagastizábal, Alberto Greco, Sergio Avello, Fabián Burgos”.

“Impacta la cantidad de muestras buenas. Los nombres, las fechas, las galerías salen de las paredes de casa. Papelitos, fotos, afiches, catálogos, invitaciones siguen dando vueltas. Tengo una invitación a la muestra de Gumier Maier en la sala pequeña de Braga Menéndez. La tarjeta no cuenta lo que vi ahí, no importa, la tengo igual. Fue un feliz regreso a lo esencial, crudo, frágil y sin desperdicios. Tendría todas las pinturas y ropas que Jesús Romero mostró en Belleza y felicidad en 2005, en “Mensajero de lo incomunicable”. Colmó el espacio de una luz fantástica. El cuerpo pedía transformarse al mundo ofrecido por él. Otras formas.

Qué linda muestra fue la de Eguía, García Saenz y Passolini en el Fondo Nacional de las Artes en 2003! Cuando la recorrí pensé en qué felices pueden ser las muestras colectivas. No me acuerdo cómo llegué al C. C. Recoleta, me acuerdo que en las salas de adelante vi los “Últimos sueños” de María Guerrieri, con personas sospechosas, extrañas, hechas de trazos muy poco usuales y miradas perturbadoras. No sé por qué ella sonreía y yo también. Era 2005. Su primera muestra. Al año, cerca de esa sala, mostró Lola Goldstein “Médanos”. 2006 le entregó lo cosechado, un mundo de seres amados. También veo esta respuesta agradable del tiempo en Gastón Pérsico con “Heavy Mental”en ArteBA, y Pablo Rosales con “Ejercicio Plástico” en Jardines de Mayo. Por qué? Los tres nos hacen parte, nos contagian la fortaleza del paso lento.

El creer. Desde 1996, todo Daniel Joglar, la belleza en el desplazamiento y el silencio. Pienso en “Ensayo de un museo libertario” en la F.L.A. (2000), de Magdalena Jitrik, como una muestra que irradió para muchos lados. Un movimiento enorme que cambió mi cotidiano. Nos sentimos autoconvocados cada vez que Sergio De Loof planea algo. Es el eterno crítico necesario de los últimos tiempos. Inolvidable la muestra “Incurable” de 2002 en Byf, con retratos maliciosos de primerizos y generosos óleos. Es capaz de todo.

Elijo la última muestra de Marina de Caro en Asga, “Tragedia griega”. Seguro una de las más tristes y misteriosas. Me sorprendió escuchar el relato de una nueva historia. Infinitas imágenes que siguen apareciendo. Entre las cabezas de de Caro el pomposo y atacado “Living rum” de Alejandra Seeber, en Dabbah Torrejón en 2002. Un estallido de pintura fenomenal. Están acá la “Pintura existencial” de Tulio de Sagastizábal (2001); las historias, pinturas y móviles de Fernanda Laguna; “Las Ramonas”, del Taller La Estampa de Ezeiza, “¿Quién mató a quién? (1997) y “Cuesta abajo” (2003) de Sebastián Gordín; “Daños”, el huracán de Diego Bianchi en Byf (2005), mortal; “Darkroom” de Roberto Jacoby; Sergio Avello en el Fondo Nacional de las Artes(2003); Román Vitali en el Museo Castagnino de Rosario (2000).


© 2006 - 2017 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar