CULTURALES | NOTICIA FECHA: 23/12/2016
El gliptodonte se puso celoso del megaterio y se hizo notar

Descubren una rastrillada que dejó expuesta la tormenta

Con la sabiduría propia de la naturaleza estos días de constante viento del sector norte dejaron al descubierto una rastrillada de 11 huellas de gliptodonte, en la zona 1 de la Reserva Natural de Pehuen Có.

Encabezado por la doctora Teresa Manera de Bianco, un grupo de alumnos de la carrera de Geología de la Universidad Nacional del Sur, guardaparques y personal del Museo de Ciencias Naturales Carlos Darwin de Punta Alta, han iniciado el relevamiento fotográfico y de moldes de las huellas, a fin de preservar el registro ante la certidumbre de que en los próximos días las mismas vuelvan a ser cubiertas por la arena.

La Reserva Geológica, Paleontológica y Arqueológica Provincial “Pehuen-có – Monte Hermoso declarada por Ley Provincial N° 13394, por entender que dicho ambiente natural y cultural se encuentra amenazado por la acción antropogénica y climatológica y necesita una presencia activa del estado nacional para resguardar sus singularidades naturales y los elementos fósiles y arqueológicos que se encuentran en su territorio.

La Reserva es un yacimiento paleo-icnológico ubicado a 2.500 metros al Este de la localidad de Pehuen-Co que se extiende hasta la costa de la localidad de Monte Hermoso. Las huellas fósiles de 12.000 años de antigüedad, están impresas en la plataforma de abrasión de la playa, en las capas arcillo-limosas que se hallan cubiertas parcialmente por las altas mareas. Fue descubierto en octubre de 1986, luego de un fuerte temporal.

Patrimonio natural único en el mundo

Los yacimientos son particularmente valiosos para obtener datos acerca de las condiciones paleoambientales del pasado geológico, ya que constituyen un testimonio in situ de la locomoción y actividades que desplegaron animales del Pleistoceno Tardío, entre ellos megaterio, gliptodonte, toxodon, macrauquenia. El sector con rastrilladas, es decir, sucesión de tres o más huellas asignadas a un mismo organismo, posee una extensión aproximada de 2.500 metros paralela a la línea de costa reconociéndose las siguientes unidades de estudio:

Playa del Barco es una unidad de unas.100. ha de superficie, presenta un conjunto de fósiles representativos de la gran fauna extinta del Pleistoceno representada por restos pertenecientes a integrantes de la fauna autóctona sudamericana como los grandes perezosos de los géneros Megatherium, Scelidotherium, Lestodon, Glossotherium y Mylodon, los gliptodontes de los géneros Glyptodon, Doedicurus y Panochthus, y los ungulados Macrauchenia y Toxodon. Además restos de mastodontes, caballo, tigre dientes de sable y ciervos. Está ubicada a unos 1.000 metros al oeste del centro de la localidad de Pehuen Co, en el Area I de la Reserva Natural Provincial, cuyos límites son: la isobata de cinco metros al sur, el espaldón de playa Norte, el meridiano 61º 34′ 30″ W, al Este y el meridiano 61º 39′ W, al Oeste. Es la más occidental de las unidades consideradas en la presente propuesta y se sitúa en el Partido de Coronel de Marina L. Rosales.

Yacimiento Paleoicnológico de Pehuen Co comprende una superficie de unas 73 ha y en él se conservan las huellas de caminatas de aquellas especies que vivieron hace unos 12.000 años, durante el Pleistoceno Tardío, en los alrededores de lagunas temporarias. Está ubicado a unos 1000 metros al este del centro de la localidad de Pehuén Co en el partido de Coronel de Marina L. Rosales, dentro del Area II de la Reserva Natural Provincial, cuyos límites son, la isobata de cinco metros al Sur, el espaldón de playa al norte, el meridiano 61º 27′ 30″ W, al Este y el meridiano 61º 32′ 30″ W, al Oeste. Se registran hasta el momento cerca de 100 rastrilladas, numerosas “icnitas” aisladas y pisaderos pertenecientes a diferentes mamíferos y aves. Las pisadas de Megatherium , evidencian en la mayoría de los casos una marcha bípeda. Otro detalle interesante es la presencia, en las paredes internas de algunas huellas, de trazas lineales y paralelas que han sido interpretadas como impresiones de pelaje (Manera de Bianco y otros, 2005).

Además de las huellas de Megatherium, en dicho yacimiento se han registrado las de otros mamíferos extinguidos; son bastante frecuentes y muy características las asignables a Macrauchenia, ya que coinciden con la forma de los miembros de tres dedos y almohadilla plantar de este peculiar integrante de la fauna pleistocena de la región pampeana. También se observan huellas de mastodontes (elefantes extinguidos), osos y caballos. En cuanto a mamíferos que aún viven en la actualidad, se ha registrado la presencia de huellas pertenecientes a ciervos, guanacos, pumas, carnívoros pequeños como zorros o gatos monteses y maras. Es interesante destacar que en los casos en que se observaron huellas de puma, estaban asociadas con icnitas de guanaco, evidencias excepcionales de una cacería acaecida hace 12.000 años.

Otros animales que imprimieron sus pisadas en aquel fango continúa con la mención de innumerables aves, principalmente acuáticas, como los flamencos, distintas especies de la familia Anatidae, que incluye cisnes, patos, gansos y cauquenes, además de teros, chorlos y ñandúes. Esta unidad se destaca por la cantidad y calidad de las pisadas y por el tipo de asociación faunística que ellas representan. Las huellas nos cuentan de una paleocomunidad de mamíferos y aves integrada por una gran diversidad de especies que en unos pocos miles de años fue diezmada. Muchos de esos animales se extinguieron, otros no viven más en la región, pero el testimonio de su presencia quedó en el barro que se convirtió en roca. La cantidad y tipo de estas huellas, como toda la otra información asociada que de ellas se infiere, hacen que este yacimiento sea único en el mundo.


© 2006 - 2017 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar