CULTURALES | NOTICIA FECHA: 01/05/2018
"Memorias del capitán del Forrest en Malvinas" en la Feria del Libro

Rafael Molini autor de una crónica imprescindible sobre Malvinas

El capitán de navío RE Rafael Gustavo Molini presentará en el marco de la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires su libro "Memorias del capitán del Forrest en Malvinas", el venidero 5 de mayo a las 18 horas, Pabellón Amarillo del Predio de La Rural en Palermo.

Las memorias narran los acontecimientos vinculados con la posesión de esta nave inglesa que estaba amarrada en el apostadero naval Malvinas y de las tareas desarrolladas en el marco del esquema de defensa y logística de las islas.

El citado transporte fue construido en Inglaterra en 1967 y sus características más importantes se detallan a continuación: eslora 27 metros, manga 6,30 metros, calado 10 pies, un motor diesel de ocho cilindros, un eje, una velocidad máxima de nueve nudos y un porte bruto de 150 toneladas.

Durante el conflicto navegó navegó dos mil millas marinas en todo el litoral isleño, desarrollando las siguientes acciones como tareas de apoyo en el sembrado del campo minado en las afueras de Puerto Argentino, búsqueda y rescate de náufragos sobrevivientes y personal fallecido, remolque de buques averiados y alijado (descarga) de buques de gran porte, abastecimiento de víveres, combustible de aviación, armamento y munición a todas las posiciones que las Fuerzas Armadas Argentinas ocupaban en el territorio malvinense: personal del Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada, en la isla Borbón, Darwin, Bahía Zorro y Puerto Mitre, patrullado en el ingreso al puerto y guía de los buques hospital por el campo minado en la boca de ingreso al puerto y traslado de personal a los distintos puestos cubiertos, en las islas, a las zonas de combate y posterior repliegue.

El libro cuenta con 200 páginas con fotografías a color y el prólogo escrito por el periodista Nicolás Kasanzew, único cronista televisivo durante todo el conflicto en las islas.

En adelanto exclusivo para los lectores de El Rosaleño, Molini gentilmente comparte un extracto del libro que también se habrá de presentar en la ciudad y la región.

 

"El 12 de abril, en horas de la tarde, aterrizamos en la Base Aérea Militar Malvinas, en Puerto Argentino, en un avión de Aerolíneas Argentinas procedente de Río Gallegos. Iba destinado al Apostadero Naval Malvinas por lo que me presenté al titular de ese nuevo destino, Señor Capitán de Fragata Adolfo GAFFOLIO.

Recuerdo que inicialmente funcionaba en el Transporte Naval A.R.A “Buen Suceso” donde se concentraban todos los hombres designados.

Cuando al día siguiente trataba de tomar el ritmo del resto de los oficiales del Apostadero, me llamó el Comandante Naval, Capitán de Navío MOZARELLI y me impartió las órdenes que cambiarían totalmente mi futuro en las islas: me informó que el Gobernador Militar había dispuesto el requisado del navío FORREST y que yo había sido designado Comandante. Se iban a designar 13 hombres provenientes del Apostadero para que navegaran a mis órdenes en la unidad.

El buque pertenecía a la gobernación de las islas, a cargo en esos momentos del Capitán Señor D.J.SOLLIS. Desempeñaba tareas de apoyo a todos los asentamientos alejados: traslado de personal, víveres, pertrechos, carga en general y patrullas ya que tenía un sollado a proa donde embarcaban personal militar durante las navegaciones.
Días después encontramos mucho material hidrográfico y la totalidad de los cuarterones de las islas por lo que inferí que también realizaban algunas tareas hidrográficas.

El 13 de abril me reúno con todo el Personal y dispongo que pacíficamente, pero con las precauciones del caso, íbamos a embarcar al día siguiente y nos haríamos cargo. Recuerdo que, durante la noche me preguntaba, muy preocupado, cómo iban a reaccionar el Capitán y su tripulación kelper; no los había visto nunca y no sabía qué perfil tenían. Asumía que eran todos civiles, pobladores de Puerto Argentino, que trabajaban en relación de dependencia con la Gobernación.

Previamente, mis superiores me dieron directivas de ofrecerles la posibilidad de permanecer a bordo y navegar conmigo.(Esto no me complacía particularmente, pero cumplí con el ofrecimiento).

A las 09:00 del día 14 embarcamos. A bordo se encontraba parte del personal y su Capitán. Yo estaba muy nervioso, y más aún cuando vi al Señor SOLLIS, un hombre muy mayor, cuyo aspecto me dejó tan impresionado que hasta hoy lo recuerdo. Cabellos y barba largos y totalmente blancos, llevaba una gorrita y una chaqueta vieja. Su cara y su conjunto era, la imagen que vemos en las estatuas que se venden en algunos comercios de recuerdos y en los cuadros con antiguos marinos que uno llega a creer que nacieron, vivieron y murieron siempre en el mar, a bordo de un barco".

"Memorias del capitán del Forrest en Malvinas", Rafael Molini, 2018.

 


© 2006 - 2018 DESARROLLADO POR DATTAWEB24.COM.AR - PUNTA ALTA
SE PERMITE LA UTILIZACIÓN TOTAL O PARCIAL DE LOS ARTÍCULOS SÓLO CITANDO LA FUENTE
BERNARDO DE IRIGOYEN 774 - 8109 - PUNTA ALTA
elrosalenio@elrosalenio.com.ar